Mejora el control del paludismo entre las poblaciones vulnerables de África, pero el progreso a nivel mundial sigue estancado

Un articulo de la OMS
December 13, 2016

 El Informe Mundial sobre el Paludismo 2016 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños y las mujeres embarazadas en los países del África subsahariana tienen un mayor acceso a medios eficaces de control del paludismo o malaria.

En los últimos cinco años, se ha notificado un fuerte aumento de las pruebas de diagnóstico para los niños y de los tratamientos preventivos para las mujeres embarazadas en toda la región. El uso de los mosquiteros tratados con insecticida entre las poblaciones en riesgo de contraer la enfermedad ha crecido rápidamente.

Sin embargo, en muchos países de la región, subsisten importantes carencias en lo referente a la cobertura del programa. La escasez de financiación y la fragilidad de los sistemas de salud están socavando los progresos generales alcanzados, lo que pone en peligro la consecución de las metas mundiales.

Aumento del control del paludismo

El África subsahariana soporta una parte desproporcionadamente elevada de la carga mundial de paludismo. En 2015, el 90% de los casos y el 92% de los fallecimientos por la enfermedad se produjeron en esta región. Los niños menores de cinco años son especialmente vulnerables, ya que representan un 70% del total de las muertes por paludismo.

Las pruebas de diagnóstico permiten a los profesionales sanitarios detectar rápidamente la enfermedad y prescribir el tratamiento vital. Los nuevos resultados presentados en el informe ponen de manifiesto que, en 22 países africanos, aproximadamente la mitad (51%) de los niños con fiebre que acudieron a un centro de salud pública recibieron una prueba de diagnóstico para el paludismo en 2015, frente al 29% en 2010.

Para proteger a las mujeres que viven en zonas de trasmisión moderada e intensa en África, la OMS recomienda un «tratamiento preventivo intermitente durante el embarazo» con sulfadoxina-pirimetamina. Ese tratamiento, que se administra en cada visita de atención prenatal programada después del primer trimestre del embarazo, puede prevenir la mortalidad materna y de menores de un año, la anemia y los demás efectos adversos del paludismo en el embarazo.

Según los datos de que disponemos, en 20 países africanos, el porcentaje de las mujeres que recibieron las tres o más dosis recomendadas de este tratamiento preventivo se multiplicó por cinco. La cobertura alcanzó el 31% en 2015, en comparación con el 6% en 2010.

Los mosquiteros tratados con insecticida constituyen el eje central de la labor de prevención del paludismo en África. De acuerdo con el informe, más de la mitad (53%) de la población en riesgo en África subsahariana durmió bajo un mosquitero tratado con insecticida en 2015, en comparación con el 30% en 2010.

El mes pasado, la OMS publicó las conclusiones de una importante evaluación quinquenal realizada en cinco países. El estudio demostró que las personas que dormían bajo mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada presentaban tasas de infección por paludismo significativamente inferiores a las de las que no utilizaban un mosquitero, aun cuando los mosquitos mostraron resistencia a los piretroides (la única clase de insecticidas utilizada para los mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada) en todas esas regiones.

 

Vea la pagina completa aqui

0